SEMANA 17: LA CASA MENTAL

 

Si tuvieras que vivir en una única casa toda tu vida, desde el nacimiento hasta el final ¿Cuál elegirías?

¿En qué casa preferirías vivir?

Toma nota de tu respuesta.

Imaginemos que escoges la casa lúgubre: oscura, con un clima siempre gris, denso, con humedades en las paredes, materiales viejos y estropeados, malos olores, barrotes en las ventanas y algunos cuartos sin luz. Con apenas posibilidades de mejora. Como mucho, un lavado de cara; pintura superficial que no resuelve, sólo parchea, maquilla.

Si te ocurrieran cosas positivas, ¿las disfrutarías? Puede que no. O tal vez sí, un poco, pero pronto regresaría el malestar porque es difícil sentirse bien cuando se vive en un entorno desagradable, incómodo.

Si te ocurrieran cosas negativas (desde molestias, frustraciones o problemas cotidianos hasta otros más graves) y vives en esta casa ¿Cómo lo afrontarías? ¿Crees que lo abordarías mejor, peor, igual o habría más probabilidades de que la situación te desborde? ¿Sería más fácil o más difícil salir de ese malestar?

Imaginemos que escoges la casa luminosa: con un clima agradable, limpia, con materiales nuevos, rodeada de naturaleza (o de aquello que a ti te genere bienestar), con habitaciones especiales para tus intereses y aficiones. Con posibilidades de mejora, de ampliaciones, de reformas cuando necesite adaptaciones…

Si te ocurrieran cosas positivas, ¿las disfrutarías? Probablemente sí, porque es más fácil sentirse bien cuando se vive en un entorno agradable, cómodo.

Si te ocurrieran cosas negativas ¿Cómo lo afrontarías? ¿Crees que te resultaría igual de difícil que en la casa lúgubre? Que exista malestar cuando ocurren cosas desagradables es normal y eso no nos lo va a quitar nadie; es imposible vivir todo el tiempo feliz (sería la señal de que algo anda mal). Las alarmas de las emociones negativas son necesarias (al igual que el dolor físico) para detectar cuándo algo requiere nuestra atención para solucionarlo, resolverlo, afrontarlo, aceptarlo. Esas emociones son necesarias para funcionar en nuestro entorno. Otra cosa es que ese malestar nos arrastre, nos estanque. Si viviéramos en la “casa luminosa” seguiríamos sintiendo malestar ante las situaciones desagradables pero probablemente nos permitiría abordarlo de otra manera y facilitaría que pudiéramos ir apagando alarmas. Ese sufrimiento sería menos intenso y/o duraría menos tiempo.

En realidad, sí podríamos decir que vivimos toda la vida en una única casa, aunque nos mudemos de residencia. Se trata de nuestra casa mental. Todo lo que vivimos lo vivimos desde allí.

No podemos escoger muchas de las cosas que nos suceden pero sí podemos elegir desde qué casa mental vamos a vivirlas.

¿Cómo?

RETO 17: ORGANIZA UNA MUDANZA.

Aunque actualmente no tengas entre tus planes hacer una mudanza, es posible que ya hayas realizado alguna/s. Si fueras a llevarla a cabo ¿Cómo la organizarías?

¿Qué es lo primero que necesitarías? ¿Y después? ¿La llevarías a cabo sólo tú? ¿Pedirías ayuda a amistades o familiares? ¿Contratarías una empresa de mudanzas?

En los próximos artículos de la Revolución Almogrote, nos pondremos manos a la obra: nos vamos de mudanza…mental.

NOTA IMPORTANTE:

A lo largo de las próximas semanas, a través de los siguientes retos, iremos trabajando los pasos. En caso de que nuestra “casa mental” esté muy dañada o simplemente sintamos que necesitamos ayuda, recomendamos asistir a un profesional de la psicología. Al igual que en ocasiones llamamos a una empresa de mudanzas para ayudarnos al cambio de residencia, los profesionales de la psicología son los expertos en mudanzas de “casa mental” o “clima mental”.

Acerca de Proyecto In ART

Asociación sociocultural, sin ánimo de lucro, centrada en promover el desarrollo y la realización personal, social, formativa y laboral de los participantes, a través del arte, la creatividad, la ciencia y la innovación tecnológica-digital como herramientas facilitadoras de dicho desarrollo y realización. La premisa primordial de nuestro enfoque es la inclusión social en todas las actividades planteadas. Así mismo, actuamos como “facilitadores de inclusión social” para otras entidades, públicas y/o privadas.
Esta entrada fue publicada en InART, Revolución Almogrote. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s